Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Surcos 04 – 2004’ Category

Relato fotográfico Surcos Nº 04

Por Martín Sivak

Dos países miden fuerzas en un referendo que decidirá el futuro político de Hugo Chávez.

Retacón y ansioso, Alfredo Peña es el alcalde metropolitano de Caracas. Mejor dicho, es uno de los cinco que tiene la capital de la República Bolivariana de Venezuela. En un recorrido por sus oficinas con vista a la Plaza Bolívar, este ex partidario de Hugo Chávez Frías —hoy es un entusiasta opositor—me mostró los agujeros que dejaron las balas en el dormitorio anexado a su despacho principal.
“Son chavistas cubanos que me quieren matar”, indica, mientras su hijo, que se empeña en hablar en inglés, saca de su billetera un papel escrito con una lista de sus agresores.
—¿Y quién los dirige a estos cubanos? —pregunto.
—¿No escuchó hablar de Bernal? —me pregunta de vuelta el alcalde Peña.
A cien metros de ahí, en el otro extremo de la plaza, atiende Freddy Bernal, el alcalde del municipio El Libertador, uno de los favoritos de Chávez. Bernal es un ex policía petiso y musculoso. A la prensa opositora le gusta subrayar sus flancos débiles en cultura general. El despacho de Bernal es sombrío, ya que las cortinas permanecen cerradas buena parte del día. “No las podemos abrir, por los francotiradores de Peña”, aclara el ex policía, y pide que le hagamos la entrevista fuera del ángulo de tiro.
—¿Y dónde están los francotiradores?

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

Relato fotográfico Surcos Nº 04

Por Marta Dillon

Mónica Millán

Rescató una práctica milenaria de un pueblo perdido, el tejido Ao Poí, y la llevó a recorrer el mundo.

UN LÍQUIDO oscuro se sacude dentro del vaso de plástico en el que ella mira, como si fuera un oráculo. “Siempre me impongo reglas cuando empiezo un trabajo. Reglas mínimas, como los niños que para acortar un camino deciden no pisar el límite de las baldosas cuando vuelven de la escuela.” Reglas que parecen simples cábalas por su futilidad, pero a las que Mónica Millán se rinde como si temiera perder pie cuando las olvida. Y ese líquido negro en el que hunde sus ojos como si buscara palabras es parte del rito que la artista ha asumido desde que empezó su investigación sobre el Ao Poí, ese lienzo finísimo que se teje en Paraguay, más precisamente en Yataity, un pueblo perdido en el estado de Guaira, desde el cual se divisa como un fantasma la serranía de Ebeteruzú. Cada vez que Mónica viaja de Asunción a Yataity, se detiene en el mismo parador, donde le sirven un cocido de yerba mate tan cargado de hierbas aromáticas como un jarabe, acompañado de chipá calentito y anisado. Y esta vez no hay por qué hacer excepciones: “No sé por qué lo hago, tal vez sea una forma de jugar que está implícita en todo arte. Ahora que estoy trabajando con los sonidos de la selva y el río, la regla que me impuse es salir sólo con un traje de baño, un pantalón y una camisa. La suerte quiso que fuera, además, acompañada únicamente por mujeres, y eso tampoco lo quiero cambiar en adelante”.

(más…)

Read Full Post »